Malas prácticas ante la devolución del IVA

Consejos y procedimientos ante la negativa del SAT a la devolución del IVA.

 

sergio_riveraL.D. y M.D.I. Sergio Manuel Rivera Camacho

Asociado de Litigio

sergio.rivera@ruizconsultores.com.mx

La devolución del Impuesto al Valor Agregado (IVA), hoy y siempre ha sido un problema para los contribuyentes, esto es así toda vez que el fisco Federal, en su afán de proteger las arcas federales de aquellas operaciones que en realidad no sean sujetas de devolución del IVA.

Sin embargo, dicha situación se plasma en trámites de devolución tardados, engorrosos y muchas veces arbitrarios; afectando así al flujo de los negocios en marcha, lo que exige a los contribuyentes a enfocar sus esfuerzos en proveer liquidez al negocio, y no en generar un crecimiento comercial que pueda beneficiar a la sociedad.

Es justo en el proceso de revisión donde la autoridad fiscal ejecuta en perjuicio de los contribuyentes la mayoría de malas prácticas fiscales de su actuación administrativa, la propia Procuraduría de la Defensa del Contribuyente (PRODECON) dentro de su RECOMENDACIÓN SISTÉMICA 003/2014, ha definido las malas prácticas fiscales se traducen en un retraso y aplazamiento injustificado de las devoluciones solicitadas por los contribuyentes, afectando su estabilidad y desarrollo. Dichas prácticas consisten en:

  1. Información deficiente en el portal de internet del SAT. Los contribuyentes no pueden conocer con certeza el estatus que guarda su solicitud, pues únicamente se publican frases ambiguas tales como en “En Revisión” o bien “No Autorizada”.

  1. Requerimientos extemporáneos. A los contribuyentes se les solicita documentación e información fuera de los plazos establecidos en la ley.

  1. Requerimientos innecesarios y excesivos. La autoridad formula requerimientos de información y documentación que ya tiene en su poder; además, a través de este tipo de solicitudes de documentos e informes, la autoridad fiscaliza a los contribuyentes fuera del ejercicio de facultades de comprobación.

  1. Requerimientos gravosos. Las autoridades del SAT formulan un segundo requerimiento de información y documentación que pudieron solicitar desde el primer requerimiento, o bien que no tiene congruencia con este último.

  1. Motivaciones ambiguas e incorrectas. Se tienen por desistidas las solicitudes debido a motivaciones ambiguas e incorrectas. Por ejemplo, sin precisar los documentos que les hicieron falta, se les contesta: “De los documentos aportados, no fue posible comprobar la procedencia de la devolución”.

  1. Falta de resolución fundada y motivada. Los contribuyentes no conocen las razones específicas por las que la autoridad los tiene por desistidos de su devolución.

  1. Inicio injustificado de auditorías fiscales. La autoridad inicia facultades de comprobación dentro del trámite de devolución sin dar a conocer a los contribuyentes las causas específicas para ello.

Ahora bien, con motivo de evitar que la autoridad fiscal ejecute a costa de los contribuyentes dichas malas prácticas fiscales, es importante que los contribuyentes que pretendan acreditar el IVA, cumplan con los siguientes requisitos:

  1. Que el IVA corresponda a bienes, servicios o al uso o goce temporal de bienes, estrictamente indispensables para la realización de actividades distintas de la importación. Se consideran estrictamente indispensables las erogaciones efectuadas por el contribuyente que sean deducibles para los fines del impuesto sobre la renta.

  1. Que el IVA haya sido trasladado expresamente al contribuyente y que conste por separado en los comprobantes fiscales a que se refiere la fracción III del artículo 32 de esta Ley.

III. Que el IVA trasladado al contribuyente haya sido efectivamente pagado en el mes de que se trate.

  1. Que tratándose del IVA trasladado que se hubiese retenido conforme al artículo 1o.-A de esta Ley, dicha retención se entere en los términos y plazos establecidos en la misma. El impuesto retenido y enterado, podrá ser acreditado en la declaración de pago mensual siguiente a la declaración en la que se haya efectuado el entero de la retención[1].

Por último, es preciso señalar que la autoridad fiscal extralimita sus facultades y exige mayores requisitos de los expresamente establecidos en el Código Fiscal de la Federación con motivo del acreditamiento del impuesto, por ello es importante que las operaciones que hayan generado dicho acreditamiento se tengan debidamente registradas en contabilidad.

Detalles que no puedes dejar pasar.

 

  • Cuando con motivo de la solicitud de devolución, el SAT inicie una auditoría para verificar su procedencia, deberá concluir su acto de fiscalización en 90, o máximo 180 días (compulsa con terceros), notificando dentro de esos mismos plazos la resolución favorable o desfavorable al contribuyente.

 

  • De conformidad con lo dispuesto por el artículo 22 del CFF, las autoridades fiscales se encuentran obligadas a devolver a los contribuyentes las cantidades pagadas indebidamente y las que procedan conforme a las leyes fiscales, es decir, los saldos que se generen con motivo del acreditamiento del IVA[2].

  • Las actuaciones de los pagadores de impuestos se presumen de buena fe, por ello, no basta con que la autoridad estime que existen devoluciones fraudulentas o simuladas, sino que es forzoso que sea la propia autoridad la que funde, motive y acredite, de manera fehaciente, en cada caso particular, esos actos ilegales[3].

 

 

La autoridad fiscal llega al grado de extralimitar sus facultades, o en su caso, de interpretar normas que no van con el sentido expuesto por el propio legislador, sin embargo, ello no imposibilita al contribuyente para allegarse de los medios de defensa que se crean convenientes con motivo de demostrar la ilegalidad respecto de las revisiones practicadas a su cargo.

 

Es importante resaltar, que lo anterior se apega a parámetros generales, por tanto, cada contribuyente deberá estudiar la particularidad de cada caso y tomar la decisión que mejor convenga.

[1] Artículo 5° de la Ley del Impuesto al Valor Agregado.

[2] Tesis 1a. CLXXXI/2012. Primera Sala. Décima Época. Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta. Libro XII, Septiembre de 2012, Pág. 506.  DEVOLUCIÓN DE SALDOS A FAVOR. LA PREVISTA EN EL ARTÍCULO 22, PÁRRAFO DÉCIMO QUINTO, DEL CÓDIGO FISCAL DE LA FEDERACIÓN, REFORMADO MEDIANTE DECRETO PUBLICADO EN EL DIARIO OFICIAL DE LA FEDERACIÓN EL 1o. DE OCTUBRE DE 2007, CONSTITUYE UNA OBLIGACIÓN LEGAL ESTATAL.

[3] Artículo 21 de la Ley Federal de los Derechos del Contribuyente.